1/12/16

Mi libro: Pequeños pasos

Este blog dejó de actualizarse hace mucho tiempo, pero hoy escribo de nuevo en él. Hace seis años que fue el Adviento más triste de mi vida (ya no estaba esperando a mi bebé), se sucedieron las Navidades más tristes de mi vida (hasta me costaba celebrar el nacimiento del Niño que cambió el mundo).
Seis años después tengo muchas y renovadas razones para ser feliz. Kai por supuesto sigue ahí, presente constantemente, igual que el primer día. Hace dos años por estas fechas estaba esperando otro bebé ,que ahora juega feliz a mi lado y hoy estoy como loca de contenta porque he dado a luz un libro. Un libro que sin Kai nunca habría existido. 

¡¡¡Espero que te guste, hijo!!!



Una historia de nacimientos en el hogar y fuera de él, de crianza con apego, de lactancia, colecho, porteo y también de lágrimas derramadas en la travesía por el desierto del duelo. Todo ello inmerso en la vertiginosa aventura del homeschooling.


4 comentarios:

  1. Hola Paloma!

    Soy Natalia. He parado aquí por casualidad... Y veo que escribiste el ultimo post en diciembre, presentando tu nueva gestación. Felicitaciones!! Es genial que del dolor y del amor más puro que existe hayas creado un libro. Lo leeré.

    Yo también pasé por la experiencia de perder a mi pequeño maestro hace casi dos años... Nació enfermo y nos acompañó durante 47 días. Era nuestro primer hijo y eso es como morir por dentro. Por supuesto que cuando se muere, se nace, irremediablemente. Se nace de nuevo, partes de cero, y ahí tienes el milagro. Poder empezar de cero, sin miedo, más fuerte y con un pequeño maestro que te acompaña siempre.

    Yo también me refugié en la escritura, en pintar cuadros, en mil historias... Luego dejé de hacer un montón de cosas para no hacer nada y simplemente, fluir con el dolor y dejar pasar el tiempo...

    El tiempo ha pasado... Hace un año que empezamos a buscar un nuevo bebé, pero no llega. He tenido muchos pensamientos, sentimientos, emociones... Cuando después de sufrir una pérdida tan grande, no quedas embarazada, se te junta una experiencia con otra y es muy duro. Sin embargo, estoy llena de vida y dentro de mí, la llamita no se apaga, así que gracias al universo, a Dios, a quien sea, sigo con la ilusión de poder abrazar a un nuevo bebé y poder hablarle de su hermano, Xabier.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Natalia, acabo de leer tu comentario. Hacía mucho tiempo que no me pasaba por este blog y hoy ha sido por ponerme al día con el rollo este de la política de privacidad. Siento mucho lo de Xabier ¡¡¡qué nombre más bonito!!! Se me pone la piel de gallina al leerte, tan fuerte. Ojalá llegue pronto ese bebé, nunca jamás en tu vida va a pasar un día sin pensar en tu primogénito pero esa criatura será un bálsamo maravilloso. Después de Kai tuve otro bebito que también se marchó pronto, más pronto aún pero fíjate que llegó otro y se quedó...Ahora mismo tiene 3 años y es la alegría de mi vida. Él y sus cuatro hermanos mayores. Te deseo muchaaaaa suerte y de verdad que ojalá me dejes pronto otro comentario contándome sobre tu embarazo. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Por cierto, te dejo la dirección de un blog que he empezado a formar. La verdad, es muy simple, pero solo quería dar voz a esto que durante dos años he ido guardando. Ahora tengo la necesidad de expresarlo hacia fuera.

    https://xabierestrella.blogspot.com.es/

    Hasta pronto!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por compartir tu blog, voy para allá ahora mismo. Un besote.
      Si necesitas cualquier cosa, te pasas por mi blog: Paideia en familia pues ese lo actualizo con frecuencia.

      Eliminar