13/1/12

Este blog deja de actualizarse

Hace aproximadamente un año que comencé este espacio dedicado a nuestro quinto hijo.
Escribir sobre mi sufrimiento lo ha transformado, parafraseando a Eneko Landaburu, en un tesoro, en una fuente de vitalidad y de ánimo. Siempre lloraré por el bebé que se fue tan rápido, pero ha llegado el momento de dedicar todas mis energias, a sus cuatro hermanos que aún están conmigo y que tanto me necesitan. Por esta razón, este blog "en principio", va a dejar de actualizarse, aunque seguirán atendiéndose principalmente los comentarios y cualquier duda.
Muchas gracias a todos los que con vuestras huellas, vuestras experiencias, vuestras palabras me habéis acompañado en este solitario y difícil camino.
Quiero terminar este blog mostrando mi infinito agradecimiento a Dios, por estos cuatro maravillosos hijos, que me vuelven loca cada día, por el pequeñín que marchó para mostrarnos a toda la familia el camino al cielo y de una manera muy especial por el papá de los cinco. Os dejo con estas palabras tan tiernas de Santa Teresita:

"Me dirigí a los cuatro angelitos, que me habían precedido allá arriba, pues pensé que aquellas almas inocentes, que nunca habían conocido ni las turbaciones ni los miedos, deberían tener compasión  de su pobre hermanita que estaba sufriendo en la tierra.
Les hablé con la sencillez de un niño, haciéndoles notar que al ser la última de la familia, siempre había sido la más querida y la más colmada de ternuras por mis hermanas, y que si ellos hubieran permanecido en la tierra me habrían dado también sin duda algunas pruebas de cariño....Su partida para el cielo no me parecía una razón suficiente para que me olvidasen; al contrario, ya que se hallaban en situación de disponer de los tesoros divinos, debían tomar de ellos la paz para mí y mostrarme así que también en el cielo se sabe amar....
La respuesta no se hizo esperar. Pronto la paz vino a inundar mi alma con sus olas deliciosas, y comprendí que si era amada en la tierra, también lo era en el cielo...
A partir de aquel momento, fue creciendo mi devoción hacia mis hermanitos y hermanitas, y me gusta conversar a menudo con ellos y hablarles de las tristezas del destierro...y de mi deseo de ir pronto a reunirme con ellos en la patria..."

Santa Teresita del Niño Jesús "Historia de un alma"


¡¡¡Hasta siempre!!! Y estamos para lo que necesitéis en nuestra casa "paideia en familia" y para alguna cosilla más personal en: nazcaurpi@hotmail.com 

2/1/12

No me digas que fue un sueño..

Todos los que hemos sufrido la pérdida de un hijo (y cuanto más chiquito yo creo que más) nos quejamos de que es muy dificil encontrar personas que sepan acompañarte no ya en el duelo, sino el resto de tu vida. En la familia, sobre todo, es muy frecuente el hacer "como si no hubiese sucedido", "no hablar", "no recordar" y eso es como poco: estúpido, pues nada que digan te va a hacer recordar a tu hijo ¡¡¡¡pero si no lo olvidas ni un solo segundo al día!!! Y además ¿quién habrá supuesto que es mejor olvidar? ¿Olvidar al hijo de tus entrañas? ¿Por qué?
Pero es además una terrible falta de delicadeza, de amor y de com pasión...Yo tengo un hijo y además de que no está físicamente conmigo tampoco está en las conversaciones familiares, ni en el pensamiento de los demás...A mi me hace sentir como si hubiese sido un "error", un "fallo", una vergüenza de la que es mejor ni hablar y además tratar de olvidar lo antes posible... 
Pero aunque es imposible luchar contra eso, fruto de la educación, del sin sentido, del absurdo, de la falta de esperanza, de fe...al menos tengo la inmensa alegría de constatar cada día, como en casa, Kai está presente. Mis hijos siempre le cuentan cuando alguien les pregunta el número de hermanos, ¡¡¡pero siempre!!!...y le incluyen en todo aquello que es posible incluirlo claro!!!
El otro día preparábamos el regalito para el cumple de papá y fue idea suya hacer un Nacimiento en el que todos los miembros de la familia teníamos un lugar y por supuesto el del ángel lo ocupaba el hermanito menor..Me enorgullece esa actitud, esa naturalidad, y que ellos tengan tan presente a un hermano que no llegaron a conocer. ¡¡¡Y tendríais que ver la cara de estupor de la gente cuando ellos hablan de su hermanito del cielo!!!

Ójala este espacio tan chiquitito, sirva para que algún despistado que pase algún día por aquí, pueda ver las cosas de otra manera y darse cuenta de que ante unos padres que han perdido a un hijito lo mejor es hacerles sentir que esa vida, aunque breve fue importante. No se trata de "idealizar" a ese hijo, sino darle su puesto, su lugar, un miembro más de la familia que se fue rapidito, pero que no fue un sueño....