9/4/11

Es raro el día que no me sucede algo parecido:

Estás en la calle, en cualquier lugar, vas con los nenes y cualquiera te pregunta: ¿Son todos tuyos? ¿Tienes cuatro? ¿Son todos chicos? ¿Vas a ir por la niña? y entonces....
Suelo decir si, son cuatro, si son niños....y de repente tengo que añadir que también hay otro, que no está, que se fue, si...nada más nacer, hace apenas 5 meses...y mis ojos se llenan de lágrimas y veo que me miran (mis hijos mayores) y yo les miro a ellos...en fin...se van acostumbrando a esas expresiones espontáneas de dolor en cualquier lugar y ante cualquier persona o circunstancia.
Necesito mantener viva su  memoria, no tendría necesidad alguna de dar explicaciones, pero no puedo....hacer como si no existiese....como si nunca hubiese existido.

5 comentarios:

  1. Paloma: te envio un abrazo y un saludo porque el hecho de perder a un hijo debe ser como ir muriendo poco a poco en vida, sin que nadie pueda saber con serteza lo que tu estas viviendo y jamas lo entenderan pero creo que lo mas importante es que tus hijos y tu siempren festejen el encuentro con ese angelito que hoy en dia esta al pendiente de ustedes y de esa forma jamas lo olvidaran no importando lo que la gente diga, yo tengo una amiga que perdio a su hijo primogenito y aunque sus hermanos no lo conocieron siempre lo recuerdan por lo que su mama les cuenta y las fotos que tiene y siempore lo estan recordando de esto hace ya casi 10 años y la tristeza y el dolor de ella son siempre iguales jamas se acostumbra a vivir con ese dolor pero no ha permitido que se derrumbe por lo menos no delante de sus hijos que son los que le dan la fuerza tu hijo te quere y te cuida y que Dios te bendiga

    ResponderEliminar
  2. Paloma...
    La tristeza es parte de la vida. Está presente en todo momento.
    Sólo que nos han ido cercenando la posibilidad de mostrarla como tal.
    No creo que estés dando explicaciones cuando hablas de él... A mi me parece que lo estás presentando como lo que ahora es... un ángel, el tuyo, el vuestro.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Yo tengo 54 años. Recuerdo que de pequeña, y sobre todo en el campo, muchísimas veces oí decir a mujeres: "Tengo x hijos; n vivos". Solo muchos años después, de tener hijos, y de conocer la experiencia de madres cuyos hijos se fueron, llegué a comprender que eso es exactamente lo que pasaba en cada uno de esos casos: Para ellas TODOS eran sus hijos, tanto los que tenían a su lado como los que tuvieron por mucho o poco tiempo y ya no estaban presentes en esta vida. Me conmovió mucho darme cuenta de eso, y me ayudó a entender un poco mejor cuánto dolor llevaban.

    ResponderEliminar
  4. Si Ana el dolor es grande, porque te gustaría tenerlos a todos alrededor, pero los que tenemos fe sabemos que algún día estaremos juntos.
    Me alegra que lo entiendas pues hay muchas mujeres que nunca se dan cuenta de esto.
    Un abrazo y gracias por comentar.

    ResponderEliminar
  5. También es verdad que en esos tiempos no se negaba la muerte como ahora. Era una realidad con la que se convivía, también las mujeres tenían más hijos, más abortos, más niños que nacían y morían de bebitos.
    Además las mujeres eran mucho más sabias que nosotras y sabían que tenían tantos hijos en la tierra y tantos en el cielo, no se dejaban engañar.....

    ResponderEliminar