27/4/11

Vínculos

Eco KaiDesde que Kai estaba en mi barriguita, hasta ahora que hace 6 meses que se fue al Cielo, ha habido muchas personas que han ido apareciendo en nuestra vida y con las que se han ido tejiendo redes de puro amor. De la misma manera que algunas personas que tendrían que haber estado a nuestro lado, ¡¡han desaparecido!! pues han decidido no querer acompañarnos, no han sabido hacerlo, la situación les ha desbordado...
Cuando me enteré de que mi bebé venía con problemas enseguida empecé a luchar con "mis armas" y una de ellas era vincularme lo más posible a mi bebito, conectar con él para transmitirle fuerza, amor, tranquilidad...
El que busca encuentra y buscando encontré a Enrique Blay que me ayudo a conseguir esta conexión. Él me envió un CD para hacer una relajación  mediante la cual se produce una bajada de los ritmos cerebrales desde los 14 (estadio medio de relajación) hasta los 4 ciclos por segundo (estado profundo de relajación) Entonces se logra conectar de una manera impresionante con el bebé que crece en la panza.
No deja de sorprenderme que durante todo el embarazo, ante las diferentes propuestas de los médicos, siempre sabía pronto como tenía que actuar. Era como un tentetieso, que de repente se movía de acá para allá pero enseguida encontraba el centro.
Recuerdo en  una ocasión cuando un médico me dijo que mi bebé estaba sufriendo y yo le contesté: ¡¡¡¡No es cierto!!!! Era un seguridad tal, de que mi hijo estaba bien en el útero...hasta mi marido dudaba pero yo le decía: ¡¡tranquilo que está perfectamente!!. Ahora se que esa seguridad se debía en gran parte, a ese vínculo que existía entre nosotros dos y que todavía sigue existiendo aunque él ya no esté en la tierra. De la misma manera que no quise que actuasen los médicos cuando nació...sin saber exactamente el problema que tenía. ¡¡¡¡Claro yo no necesitaba amniocentesis para saber que mi hijo no iba a vivir mucho!!!! Yo sencillamente le escuchaba y él me decía...
El otro día encontré uno de los correos que me envió Enrique al principio y con su permiso comparto parte del mismo, pues creo que puede servirle a mujeres que estén pasando por situaciones dolorosas, complicadas en sus embarazos, de la misma manera que a mi me ayudó.
En nuestra sociedad hay muchos tabues, la muerte por supuesto, pero también la enfermedad, el dolor, el sufrimiento. Cuando un bebé viene con problemas y más si son problemas graves parece que la única solución que ofrece la ciencia, es terminar con esos problemas terminando con esa vida. Los que hemos pasado por la situación sabemos y debemos gritar al mundo que eso no es así. No es lo mismo.
Hay vidas de años, hay vidas de meses, hay vidas de días, hay vidas de minutos....pero la duración no es importante. Os dejo con las palabras de Enrique: (la negrita es mía)
...... la medicina no es ni mucho menos, una ciencia exacta. Siempre hay que mantener la duda y la esperanza, hasta que se confirma un diagnóstico. Por otra parte, lo que la medicina no tiene en cuenta es la capacidad autocurativa del cuerpo y mucho menos la influencia del estado emocional de la persona. En tú caso, es evidente que es preocupante la información que los médicos te han transmitido. No sabemos aún si sus diagnósticos serán acertados. Mientras tanto, delante de un hecho tan duro como éste, hay que "confiar", intentar pensar en positivo, intentar no quedarse dando vueltas a las posibilidades más negativas. La única actuación que está en tú mano es hacer con tú bebé lo que estás haciendo. Comunicándote con él, transmitiéndole tú amor. También, con el CD, cuando sigas la visualización en que le envías Luz, siente que esa Luz, aparte de representar la energía del amor, tiene capacidad sanadora, visualiza a tú bebé, inundado por esa Luz, que vitaliza todo su cuerpo. Entonces visualízalo sano y fuerte.
A partir de aquí, ya sabes que la vida es un misterio. Hay cosas, a veces muy dolorosas, que se nos escapan a nuestra comprensión. Yo tengo una palabra, que es mi referencia en la vida: "Confiar". Confiar en que tengamos las fuerzas necesarias para dar lo mejor de nosotros mismos ante las dificultades y poder superarlas. Confiar en que lo verdaderamente importante es nuestra capacidad de amar, sean cual sean las circunstancias. Confiar en que todo tiene un sentido, aunque ahora sea imposible saber cuál es.
Mi mujer actual, Isabel, tuvo una hija, Laura, que nació con una enfermedad muy extraña y poco frecuente. La consecuencia es que no tenía ningún control muscular (era como un muñeco de trapo), ni siquiera podía tragar. El dolor como madre fue inmenso. Laura vivió seis años. Nadie puede ponerse en el sufrimiento que esto supone. Isabel luchó por su hija, la amó con todas sus fuerzas. Nadie puede entender porqué tuvo que suceder esto. Sin embargo, Isabel, con todo el dolor que le acompañará siempre, tomó conciencia de que no es cuestión de preguntarse "porqué". Sucedió y ha sido capaz de comprender, que ante un hecho incontrolable e incomprensible, sólo queda sentir el amor, que también le acompañará siempre, que sintió y dio a su hija.
Nadie puede sentir el sufrimiento que tienes ahora, pero sí podemos arroparte y darte todo nuestro apoyo y comprensión. Tú bebé está ahora aquí y tiene la suerte de tener una madre como tú. No sabemos lo que va a pasar, pero yo opino que si una persona ha sido amada o ha sido capaz de amar a otra, aunque solo sea una vez en su vida, sea corta o larga, ha merecido la pena vivir.

21/4/11

Estamos en plena Semana Santa y este año tiene una connotación diferente para mí...No puedo evitar sentirme  muy cerca de María: "Ella también perdió a un hijo".

12/4/11

"La muerte no es nada. Yo sólo me he ido a la habitación de al lado. Yo soy yo, tú eres tú. Lo que éramos el uno para el otro, lo seguimos siendo. Llámame por el nombre por el que me has llamado siempre, háblame como siempre lo has hecho. No lo hagas con un tono diferente, de manera solemne o triste. Sigue riéndote de lo que nos hacía reír juntos. Que se pronuncie mi nombre en casa como siempre lo ha sido, sin énfasis ninguno, sin rastro de sombra. La vida es lo que siempre ha sido. El hilo  no está cortado. ¿Por qué estaría yo fuera de tu mente, simplemente porque estoy fuera de tu vista? Te espero....No estoy lejos, justo del otro lado del camino...Ves, todo va bien. Volverás a encontrar mi corazón, volverás a encontrar mi ternura acentuada. Enjuga tus lágrimas y no llores si me amas".
San Agustín.

9/4/11

Es raro el día que no me sucede algo parecido:

Estás en la calle, en cualquier lugar, vas con los nenes y cualquiera te pregunta: ¿Son todos tuyos? ¿Tienes cuatro? ¿Son todos chicos? ¿Vas a ir por la niña? y entonces....
Suelo decir si, son cuatro, si son niños....y de repente tengo que añadir que también hay otro, que no está, que se fue, si...nada más nacer, hace apenas 5 meses...y mis ojos se llenan de lágrimas y veo que me miran (mis hijos mayores) y yo les miro a ellos...en fin...se van acostumbrando a esas expresiones espontáneas de dolor en cualquier lugar y ante cualquier persona o circunstancia.
Necesito mantener viva su  memoria, no tendría necesidad alguna de dar explicaciones, pero no puedo....hacer como si no existiese....como si nunca hubiese existido.