10/1/11

Kai

Kai barriguitaEsta es la historia de nuestro quinto hijo, que marchó al cielo a los pocos minutos de nacer. Apenas hace dos meses que nos dejó, y aunque es muy poco tiempo y estamos en pleno duelo, yo siento que me voy quedando sola, en el sentido que todo el mundo a tu alrededor pretende que vayas "olvidando", evitan "recordarte" a tu bebé y paradojicamente a mi lo que más me reconforta es recordarle.
Durante el día deseo con todas mis fuerzas que llegue la noche y entonces en silencio (por fin) puedo tenerle de nuevo en brazos, recordar su carita, sus manos y pies diminutos, su olor, mil detalles....Cada uno tiene que vivir su duelo, a su manera, buscando lo que más le ayuda. A mi me consuela mucho, mucho, muchísimo escribir y eso hago, por eso nace este blog... que leerá aquel que quiera, aquel que lo necesite, aquel que desee un punto de encuentro pues tal vez esté viviendo lo mismo ¿quién sabe?
Dicen que un duelo más o menos "normal" dura alrededor de un año y ese es el tiempo que si Dios quiere, durará este blog que será un diario de mis sentimientos.
Relajadamente y sin sentirme "culpable" por martirizar a la gente hablándoles de mi niño...Mis otros espacios son sobre homeschooling, educación clásica, la familia...y tampoco es cuestión de escribir constantemente sobre la muerte, ese gran tabú en nuestra sociedad....la muerte no existe, nadie nos ha enseñado que hemos de hacer cuando se cruza en nuestro camino y solo se pretende que sigas "como si" no hubiese sucedido nada.
Pero la realidad es que ya no soy la misma, nunca lo seré...Ahora soy mamá de un ángel y eso se tiene que notar ¿no?

"Hablar de nuestra pena nos ayuda a calmarla" Pierre Corneille

2 comentarios:

  1. Enhorabuena por este bello blog. Seguro que a Kai le encanta lo que estás haciendo, y que se siente muy muy orgulloso de tener una mamá tan fuerte, tan linda y tan valiente como tu. Os queremos y cuando queráis, os esperamos en casa. Un beso

    ResponderEliminar
  2. Gracias Cristina, me alegro mucho de que te guste. Tú puedes comprender que lo que más me consuela sea escribir sobre mi pequeñín...A veces pienso: ¿me estaré volviendo loca? Pero no...si me ayuda...tiene que ser bueno y estar bien. Cuando murió Paris tú tenías el blog y creo recordar que también escribias mucho sobre él (pero entonces yo no podía comprender...)
    A ver si para la primavera nos vemos, ahora estamos viviendo para "dentro". Muchos besos.

    ResponderEliminar