31/1/11

la muerte no existe

Reconozco que cuando alguien está recorriendo el camino del duelo, no es la compañía más agradable, pero de verdad que molesta tanto, tanto, tanto, que no te dejen hablar de lo único que realmente te interesa en ese momento....y te corten y que cambien de conversación...Si, si, ya se que lo hacen por tu bien, para no recordarte a tu niño, ya lo se...por eso yo suelo ponerme a su altura y les hablo de la crisis, de lo mal que está todo, del trabajo y todos se quedan muy contentos pues confirman que eres una persona muy fuerte,sensata y con los pies en la tierra.



"Nuestra cultura teme todos los procesos naturales: nacer, morir, sanar, vivir..." Christiane Northrup




30/1/11

"La  necesidad de crearme un espacio y un tiempo para hacer el duelo y reflexionar en medio de días ajetreados me ha aproximado más a una disciplina espiritual de oración y meditación periódica, para la que siempre deseé hacerme tiempo; nunca lo logré hasta ahora, cuando he tenido que hacerlo para mi supervivencia emocional."


Testimonio de Barb Frank acerca del inesperado nacimiento de su hijo Micah muerto después de un embarazo normal y sano. Aparece en el libro "Cuerpo de mujer, sabiduría de mujer" de Christiane Northrup


28/1/11

Los niños ante la muerte

Mis chicos
"Existe en nuestra sociedad, una especie de temor a que los niños vivan de cerca la muerte de las personas conocidas y queridas. En realidad, esto no es más que el reflejo de una tendencia más amplia: la de mantener la muerte como escondida, sin querer saber que existe, sin querer pensar en ella. Y la muerte, lo queramos o no, forma parte de nuestra vida, y vale la pena tenerla presente, porque nos ayudará a vivir la vida dando más valor a lo que realmente lo tiene, y a no perseguir cosas que no valen la pena, que son sólo apariencia.
Los niños, a menudo, sólo ven la muerte falsa de la televisión o de los videojuegos. Y, en cambio, la muerte verdadera, la que pasa cerca de nosotros, la que afecta a nuestra vida, se les esconde, con el pretexto de evitarles traumas y situaciones desagradables. Se les impide ver a aquel familiar que ha muerto, y se evita que vayan a su entierro. Y no debería ser así. No se les hace ningún bien, a los niños, escondiéndoles la realidad. Lo que hace falta es ayudarlos a vivirla, a encontrarle sentido. A saber que en la vida hay momentos dolorosos, pero que esos momentos pueden ayudarnos a crecer. Y enseñarles a recordar a las personas amadas que nos han dejado, y a vivir la fe y la esperanza que Dios nos da."
"La muerte, la esperanza, la fe" Centre de Pastoral Litúrgica

Aquí podéis descargar un libro en PDF, que comparte Ceci en su blog, para trabajar con los niños.

26/1/11

Llamada telefónica.

Esta mañana suena el teléfono, es una señora mayor, conocida de la familia que quiere hablar con mi marido, para un asunto de trabajo.
- ¿Qué tal estás? me pregunta.
- Bueno esto va por ratos, a veces me encuentro mejor, otras veces me encuentro peor, pero por lo general.....Sin dejarme continuar me interrumpe y dice:
- ¡¡Nada, nada estas "cosas" hay que olvidarlas y ya está!!.
- En un segundo pasan muchos sentimientos por mi mente, por mi cuerpo, por mi alma, por todo mi ser...¿COSA? No es una cosa, señora, es un niño, es mi hijo, el pequeñín...Pero no digo nada, no podría comprender y eso que es madre... me limito a un adiós y le paso el teléfono a mi marido.

22/1/11

¡¡Que se pare el mundo!!

La nuestra es una sociedad enferma y pienso que se debe en parte, a que no se nos permite vivir los acontecimientos tal y como vienen, intensamente, en lo bueno y en lo malo, exteriorizando y manifestando lo que sentimos.
Poco antes de marcharCuando nace un niño, siempre he dicho que se tendría que parar el mundo, pero la mayoría de las personas pretenden que enseguida todo vuelva a la normalidad, que el recién nacido se acostumbre a estar solo, que tú no le cojas mucho para que no quiera estar siempre en tus brazos, que el bebé vaya espaciando tomas, que duerma solo, que sea independiente, que la pareja tenga "su tiempo"
Por supuesto, que está terminantemente prohibido llorar durante el puerperio, no les hables de las hormonas, del agotamiento, del proceso que estás viviendo, porque te mandan rápido ansiolíticos y te diagnostican una depresión postparto. Tienes que estar radiante, feliz, de buen humor, espléndida...aunque no puedas dormir ni dos horas seguidas...
Pero eso es cuando te conviertes en madre, ¡¡pero cuando un hijo se muere!! ¡¡Absolutamente prohibido hablar del niño en tu presencia!! (es que no te lo quieren recordar) pero ¿se puede ser tan iluso? ¿pueden pensar que tú piensas en otra cosa? Puede haber momentos de "distracción" pero durante todo el día y toda la noche sólo sientes el dolor de "la ausencia". Por mucho que te reconforte la esperanza de que está bien, de que algún día volverás a estar junto a él para siempre, la ausencia duele y duele muchooooo.
¡¡Vamos!! que es mucho más recomendable hablarle a una madre o a un padre que se sienten desgarrados por dentro: del tiempo, del trabajo, de lo mal que está el mundo, de cualquier cosa menos de su hijo.....¿Y luego dicen que el mundo no está al revés? 
Hoy no puedo evitar sentir rabia y no me gusta.... a ver si al escribir sobre ello consigo que se esfume. Cuando estaba embarazada no tenía ningún sentimiento negativo (debía ser la íntima conexión con mi ángel), pero ahora de vez en cuando me vienen sentimientos de muchaaaaa, muchaaaaa rabia hacía todas esas personas que siendo tan cercanas han estado y están tan lejos, tan lejos...
Me imagino que se harán la siguiente  simplona regla de tres: niño pequeñito= pena pequeñita.
Como decía en el anterior post, estoy en un momento existencial, en el cual no me puedo permitir cerca a personas que no me quieren o no me pueden acompañar. El tiempo de duelo quizá no sea el más adecuado para ayudar a los demás...puede ser muy enriquecedor al igual que los puerperios, pero has de tener cuidado con todo aquello que te robe la poca energía que tienes. ¿Y cuando se junta puerperio con duelo? ...uf!!!!
El otro día estuvieron en casa unos buenos amigos y después de unas horas de charlar de todo un poco, de risas, de compartir...mi amiga me preguntó: ¿y tú como estás? inmediatamente rompí a llorar y entonces empezamos a hablar de la muerte, de cuando murió el padre de mi amiga, de Kai....mientras los niños seguían ruidosamente con sus juegos, hasta que de manera natural volvimos a hablar de otras cosas y ya...
Aquel SI fue un encuentro sanador, sin juicios, sin evitar hablar de lo que duele, dejando fluir la pena, donde nadie se sentía incomodo por la compañía de las lágrimas.....
¡¡¡Imagino que para acompañar al que está sufriendo hay que ser una persona excelente!!!
Mi corazón está y estará por siempre, muy agradecido a todas las almas generosas que estáis cerca, aunque sea a algunos kilómetros de distancia...


"...por fin dejó de luchar y sollozó libre, impotente y abiertamente, ahora que sabía que todo había terminado y que él había perdido lo que apenas acababa de encontrar...."
"El recuerdo le trajo nuevas oleadas de dolor y los sollozos se volvieron a adueñar de él, impidiéndole seguir hablando"  Kenneth Grahame "El viento en los sauces"

20/1/11

Un madroño en el jardín

Durante estos meses pasados, he conocido algunas personas extraordinarias, una de ellas es María, una chica argentina (la existencia de nuestro hijo pequeño, ha estado desde el principio, curiosamente ligada a Argentina) que nos ha acompañado desde la distancia y ha estado en los días difíciles del embarazo y ahora en el tiempo del duelo... cerquita, cerquita. Antes de que naciese nuestro hijo, ya habíamos decidido que ella sería su madrina, aunque tal vez nunca se conociesen (por la distancia)
Ayer recibimos un paquete suyo, dentro del cual había regalitos preciosos para todos los miembros de nuestra familia y mi sorpresa fue mayúscula cuando vi que había un sobrecito en el que ponía Kai. ¡¡¡¡Quedé muda porque nunca se me habría ocurrido regalarle nada "material" a un ángel!!!! Pero es que debo ser un poco limitada pues es posible...
Dentro del sobre había tierra, que ella misma había recogido en un Campito de su país donde se producen apariciones de María: "Todo el campito es lugar santo y bendito" y ahora hay un poquito de él en nuestro jardín pues los chicos y yo hemos esparcido la tierrita alrededor del árbol que plantamos encima de sus cenizas. Me emocionó mucho y a la vez me hizo reír, pensando en la ocurrencia de enviar "tierra" desde la mismísima Argentina y volví a confirmar que tengo una excelente intuición que me hace rodearme (aunque se virtualmente) de personas maravillosamente "locas" porque parafraseando a Jack Kerouac:

"... la única gente que me interesa es la que está loca, la gente que está loca por vivir, loca por hablar, loca por salvarse, con ganas de todo al mismo tiempo, la gente que nunca bosteza ni habla de lugares comunes, sino que arde, arde como fabulosos cohetes amarillos explotando igual que arañas entre las estrellas y entonces se ve estallar una luz azul y todo el mundo suelta un "Ahhh!!!"

Árbol debajo del cual reposan las cenizas de KaiAhora más que nunca "paso" de los cenizos, de los amargados, de los tristes, de esas personas con cara de vinagre que van por la vida sufriendo y haciendo sufrir sin ton ni son....En un momento así no me puedo permitir cerca personas que me quiten la poca energía que tengo, ya que como dice Mercé Castro se trata de sobrevivir...
En un momento de iluminación y volviendo al tema de este post, he recordado la arena de unas dunas de las islas Canarias que recogimos hace años y teníamos metidas en un frasco de cristal "para"....Hasta ahora no habíamos encontrado el "para" y ayer la lucecita se iluminó y me dije ¡¡¡pues para Kai!!!! Y seguí pensando, je,je..y me dije que podríamos hacer lo mismo cada vez que fuésemos a algún lugar lindo, que significase algo para nosotros...y me encanta la idea y me siento bien, pues es una manera más de que nuestro niño siga ocupando el sitio que le corresponde en la familia...No va a acompañarnos físicamente en nuestros viajes, pero ¡¡¡nosotros le llevaremos, de vez en cuando, un pedacito de tierra a su cielo!!!

18/1/11

Hermoso testimonio

Hoy he recibido este correo electrónico, escrito por el esposo de una mujer que tiene cáncer. Ambos tienen cinco niños y los educan también en familia. Me he quedado maravillada e impresionada por la fe que transmite y porque al fin y al cabo es la historia de mi hijo: "Un triunfo"

"El escáner de la semana pasada muestra que el cáncer ha crecido y que no hay ningún tipo de maniobra que se pueda hacer para ayudar al hígado. Vemos los efectos de la crisis en su hígado. Ella duerme durante una gran parte del día y tiene muchos momentos de confusión por las toxinas que se están acumulando en el cerebro. Está muy débil. En estos días la historia de David y Goliat me ha venido a la mente. En nuestro caso, nosotros podemos ver el blanco de los ojos del gigante. Algo diferente que Dios nos ha mostrado  es que nuestro gigante tiene la boca tapada. No puede gritar insultos. Delante de nosotros, parece que hay dos salidas:
1) que Dios haga un milagro devolviendo la salud al cuerpo de Lisa (sería una victoria clara)
2) que esta batalla contra el cáncer termine y Lisa gane la victoria yendo a la presencia de Jesús.
Ambas son victorias aunque una nos duele más, a los que nos quedamos aquí. Estos días ha sido una fuente de paz el recordar que esta batalla terminará en victoria en una forma u otra. Por favor, seguid orando por nosotros en estos días, pues seguimos dando pasos en el desconocido con El Conocido. Gracias. Con nuestro amor"

17/1/11

Cocorí

Este librito ha sido otro regalo de una amiga virtual de Costa Rica. Se lo he leído en voz alta a los niños y es una auténtica delicia que nos ha ayudado a "comprender" en estos momentos. Cocorí es un niño pequeño que emprende una peligrosa travesía por la selva tropical, buscando una respuesta:


"...¿Por qué mi Rosa vivió tan poco y otros en cambio se cansan de contar las lunas?..."


¡¡¡Mil gracias, Sabina!!! Reconforta el alma sentirse tan querido....

16/1/11

Hoy hago mías estas palabras de Mercé Castro:

"En general me siento mejor, creo que todos nos sentimos mejor. Pero los ataques de añoranza son imprevisibles. Llegan casi de repente e inundan la piel, el corazón, las células y las moléculas. Me duele el pecho, se me hace un nudo en la garganta y los ojos se llenan de lágrimas, que no salen. La presión aumenta mil atmósferas"


Nota: Mis lágrimas si salen, ayer me decía una amiga que debía estar haciendo una limpieza buenísima, porque lloro y lloro y lloro...sin ningún tipo de pudor (aunque todavía me da vergüenza llorar delante de aquellas personas con las que no tengo suficiente confianza, pero no lo puedo evitar. Preguntarme ¿cómo estás? y ponerme a llorar es todo uno).

14/1/11

Velas

Velones CovadongaYo no se que tienen las velas, siempre me han gustado, pero desde que se fue Kai "necesito" tener siempre una velita encendida en nuestro "altar". Cuando estaba embarazada también lo hacía, era una manera de decirle que esta era su casa, que podía nacer aquí si quería...pero ahora no tiene ninguna intención, me ayuda y ya está...el dolor es caprichoso...
En Navidad estuvimos en Covadonga donde lucían cientos de velones, allí los niños pasaban largos ratos salvando aquellas que el viento había apagado.

11/1/11

Angelito

ángelito Kai
Cuando llegamos de vacaciones de Navidad, encontré esta maravilla en el correo, que una amiga virtual me envió. ¡¡Ni que decir tiene que me emocionó muchísimo!!! En todo este proceso que estoy viviendo, me sorprende comprobar como ya desde el principio del embarazo, me he sentido acompañada por personas que he conocido gracias a mi angelito y que siento tan cercanas que es como si las conociese de toda la vida....Ayer leía en "El camino de las lágrimas" de Jorge Bucay: "Quizás por eso la elaboración del duelo por un hijo es el evento más solitario y más aislante en la vida de una persona. ¿Cómo puede entender alguien que no ha pasado por lo mismo la profundidad de este dolor? Muchos padres dicen que los amigos se convierten en extraños y los extraños se convierten en amigos"
¡¡Gracias Laura, todos los días le pido a mi hijo que proteja al bebé que llevas en la pancita!!

10/1/11

Kai

Kai barriguitaEsta es la historia de nuestro quinto hijo, que marchó al cielo a los pocos minutos de nacer. Apenas hace dos meses que nos dejó, y aunque es muy poco tiempo y estamos en pleno duelo, yo siento que me voy quedando sola, en el sentido que todo el mundo a tu alrededor pretende que vayas "olvidando", evitan "recordarte" a tu bebé y paradojicamente a mi lo que más me reconforta es recordarle.
Durante el día deseo con todas mis fuerzas que llegue la noche y entonces en silencio (por fin) puedo tenerle de nuevo en brazos, recordar su carita, sus manos y pies diminutos, su olor, mil detalles....Cada uno tiene que vivir su duelo, a su manera, buscando lo que más le ayuda. A mi me consuela mucho, mucho, muchísimo escribir y eso hago, por eso nace este blog... que leerá aquel que quiera, aquel que lo necesite, aquel que desee un punto de encuentro pues tal vez esté viviendo lo mismo ¿quién sabe?
Dicen que un duelo más o menos "normal" dura alrededor de un año y ese es el tiempo que si Dios quiere, durará este blog que será un diario de mis sentimientos.
Relajadamente y sin sentirme "culpable" por martirizar a la gente hablándoles de mi niño...Mis otros espacios son sobre homeschooling, educación clásica, la familia...y tampoco es cuestión de escribir constantemente sobre la muerte, ese gran tabú en nuestra sociedad....la muerte no existe, nadie nos ha enseñado que hemos de hacer cuando se cruza en nuestro camino y solo se pretende que sigas "como si" no hubiese sucedido nada.
Pero la realidad es que ya no soy la misma, nunca lo seré...Ahora soy mamá de un ángel y eso se tiene que notar ¿no?

"Hablar de nuestra pena nos ayuda a calmarla" Pierre Corneille